martes, 20 de diciembre de 2011

El inglés al alcance de los niños sordos

La página web http://www.t-oigo.com/ ha puesto en marcha un proyecto para que niños oyentes y con deficiencia auditiva puedan aprender inglés juntos. Dale Sindell, su creadora, quiere utilizar esta web como foro para padres con hijos hipoacúsicos. En él, los padres reciben información tanto de la propia autora, sorda y con un hijo sordo, como de otros padres que aportan sus propias experiencias.
Según Dale Sindell "los niños que se detectan con pérdida auditiva y reciben audífonos e implantes cocleares cuando son pequeños, no necesitan comunicarse con signos". Para ella, la aprobación de la "Ley de la lengua de signos" es muy útil para las personas sordas que utilizan esta forma de comunicación ya que la ley da la oportunidad de acceder a la información a través de los intérpretes de la lengua de signos, del subtitulado y de otros medios de apoyo.

Los niños con hipoacusia que utilicen audífonos o implantes cocleares pueden tener una vida normal, es decir, pueden asistir a colegios normales, aprender a tocar el piano, jugar al fútbol y hablar inglés, entre otras muchas cosas. El aprendizaje de inglés entre niños oyentes y con deficiencia auditivUna profesora sorda imparte una clase de inglésa ha sido demostrado por Dale y sus colaboradoras en una clase común con una metodología distinta a las clases convencionales. Utilizan todos los sentidos del niño a través del juego. Por ejemplo, para aprender vocabulario nuevo utilizaron una caja sorpresa con distintos materiales donde los niños tenían que meter la mano y decir lo que sentían. Según esto podían relacionarlo con algo resbaladizo (slippery) o suave (soft).

Para asegurar el éxito de estas clases de inglés bastan unas pequeñas adaptaciones. La profesora utilizó un micrófono con un emisor de radio FM para aquellos niños que utilizan un audífono y un receptor de FM que amplifica el sonido. Otras herramientas fueron incrustar pelotas de tenis en las patas de las sillas y poner alfombras en el suelo para eliminar el ruido de ambiente y percibir mejor el sonido. Con estas sencillas adaptaciones todos los niños con hipoacusia pudieron seguir la clase al mismo ritmo que los oyentes.

Dale Sindell es uno de los muchos ejemplos de que la sordera no es impedimento para lograr las metas propuestas. Ella, a pesar de tener una pérdida bilateral severa-profunda, utiliza audífonos y usa la comunicación oral en español e inglés con su hijo, que también tiene una pérdida moderada-severa. Esta norteamericana habla tres idiomas, ha trabajado como directora en empresas multinacionales y ha publicado dos libros. Prueba más que suficiente para demostrar que los niños con pérdida auditiva necesitan hacer un esfuerzo específico para desarrollar su lenguaje oral, y es fundamental la audiología y la logopedia y, sobre todo, el apoyo de la familia. Las familias de niños con pérdida auditiva deben tener una actitud de "SI PUEDO".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada